Cómo conservar los faros transparentes y eliminar el desgaste

De la tecnología de iluminación de nuestro vehículo depende que veamos mejor o peor la carretera y cualquier otro elemento. Pero también de que los faros estén limpios, o no. Además, si no dedicamos un tiempo a limpiar los faros es posible que se deterioren a un ritmo más acelerado y acabemos perdiendo visibilidad o incluso sufrir un accidente.

Así que, es importante tomar precauciones: limpiar los faros con cierta frecuencia y hacerlo de forma correcta para tenerlos en perfecto estado, no solo para evitar accidentes de tráfico, sino también para evitar a largo plazo tener problemas cuando vayamos a pasar la ITV. Porque, efectivamente, pueden ponerte pegas si las ópticas de tu vehículo están opacas y deterioradas, y no solo si las bombillas están fundidas o en deficiente estado.

 

Cómo mantener la transparencia de los faros

Con la intención de evitar el tono amarillento y el deterioro de las luces de nuestro coche, deberíamos limpiar los faros correctamente. Y para ello tampoco hay que complicarse demasiado, empezando por un lavado. Deberíamos usar agua y jabón en abundancia en los faros. Eliminar restos de barro, arena, sal, insectos, grasa, alquitrán o cualquier otro elemento adherido que pueda arañar la superficie. Agua y jabón de normal.

Hay algunos trucos caseros, más o menos eficaces, que nos pueden ayudar a limpiar los faros del coche y reducir su deterioro como, por ejemplo, el uso de pasta de dientes, puesto que tiene propiedades abrasivas y es una forma casera de pulir la superficie. Se aplica en toda la superficie del faro, se deja por algunos minutos y se retira después con agua y jabón secando la zona correctamente al terminar.

 

Y cuando empiezan a estar opacos

Limpiar los faros va más allá de usar agua y jabón y hay ocasiones en las que tenemos que pulir la superficie cuando han perdido la transparencia y han cogido un tono opaco amarillento. Se puede utilizar un disco de lana con pulimento líquido, protegiendo antes las zonas cercanas de carrocería para evitar daños en la pintura, y en cualquier caso acabando este trabajo con un nuevo lavado en profundidad -con agua y jabón- para evitar que queden restos.

El bicarbonato de sodio puede servir también para hacer exactamente lo mismo, aunque mezclado con vinagre -en dos partes-. En este caso hay que tener especial cuidado al retirarlo y asegurarse de que no quede bicarbonato. También podemos usar vinagre reducido con agua, sencillamente, y rociar el faro con esta mezcla usando un paño de microfibra para limpiar más a fondo que con el agua y el jabón.

 

Pero cuando ya están deteriorados

Pero cuando los remedios caseros ya no funcionan y los faros ya están totalmente opacos y deteriorados, es hora de pensar en medidas más drásticas: reemplazar los faros. Aún así puede darse el caso de no haber recambio para nuestro faro, y tener que buscar uno de desguace cuyo estado no es mucho mejor al que ya tenemos. Para estos casos, siempre podremos recuperar nuestro faro lijándolo.

Con lija grano 1200 o superior, lijamos toda la óptica para eliminar la suciedad incrustada en la superficie. El lijado debe realizarse con agua limpia, efectuando movimientos circulares y sin apretar demasiado para no dejar marcas en la óptica del faro. Tras el lijado y lavado, la óptica quedará mate. Con pulimento líquido y una gamuza nueva de algodón devolveremos la transparencia y el brillo del faro frotándolo. Y opcionalmente podremos terminar el trabajo aplicando un barniz transparente para proteger la óptica de los rayos UV del sol.

1. Cómo lavar el coche sin dañar la pintura

2. Cómo hacer que tu coche parezca nuevo más tiempo

3. Cómo reparar el barniz dañado del coche por el sol

4. Cómo inflar las ruedas del coche correctamente

5. Cómo conservar transparentes los faros del coche

6. Cómo mirar el nivel de aceite del coche

Contador de visitas para web