CONTACTO CONTACTO | MI CARRITO
PROCESO DE IMPRIMADO

La imprimación es un producto especial que permite el agarre de las pinturas de automoción en superficies difíciles y lisas como el metal: acero, aluminio, zinc...  El imprimado debe realizarse siempre en superficies que no hayan sido previamente tratadas con este producto ( por ejemplo: metal desnudo ), en las que se encuentren en mal estado ( oxidadas, pintura cuarteada, agrietada, mal adherida ... ) y en las que hayan sido reparadas con masilla.
 
Para imprimar la superficie a pintar utilizaremos siempre una imprimación de calidad -Primer Motip-. Antes de imprimar es muy importante desengrasar y lavar la superficie con agua jabonosa, enjuagar con agua límpia y secar con papel de cocina. La superficie debe quedar bien seca, libre de grasas y límpia antes de aplicar el producto.
 

PROCEDIMIENTO

Cogemos el spray de imprimación y lo agitamos ( boca abajo ) durante 2-3 minutos. La imprimación se aplica en capas finas sin detener el spray en ninguna zona concreta para evitar el descuelgue del producto.
 
Empezamos de izquierda a derecha y regresamos sobre el mismo trazo de derecha a izquierda. Para dar el siguiente trazo, bajamos unos centímetros y procedemos de la misma forma. Aplicamos de izquierda a derecha y regresamos sobre el mismo trazo de derecha a izquierda. Así hasta cubrir toda la pieza. Insistiremos en aquellas zonas donde hubieramos reparado con masilla y eliminado el óxido existente. La distancia de pulverizado nunca debe ser inferior de 25 cm ni superior a 30-35 cm. Y cada nuevo trazo debe montar sobre el anterior entre 2 y 3 centímetros para no dejar espacios sin cubrir.

Daremos 2 o 3 capas de producto en función de nuestras necesidades, dejando secar 10 minutos entre capa y capa. Si durante la aplicación de alguna de las capas se produjera un descuelgue del producto, o se escapa alguna gota inoportuna, paramos, dejarmos secar y lijamos ( lija grano 800 ó 1000 ) el descuelgue o la gota hasta eliminar el defecto por completo. Lavamos, secamos y repasamos la zona ligeramente con imprimación. Dejamos secar 3 ó 4 horas y, posteriormente lijamos al agua la última capa aplicada ( con lija 800 ó 1000 ) para obtener una superficie fina, libre de cualquier aspereza y profesional. Por último lavamos con agua jabonosa y secamos bien, dejando la superficie preparada para la posterior aplicación del color.
 

IMPORTANTE: Para conseguir un correcto pulverizado del producto, es importante mantener siempre límpia la boquilla del pulverizador. Si durante la aplicación observamos que el pulverizado no es del todo correcto, paramos, ponemos boca abajo el spray y pulsamos durante 2 o 3 segundos. Con este sencillo gesto, el gas del spray limpia la boquilla y evita que se emboce el dosificador. Límpia la boquilla podremos proseguir normalmente con la aplicación del producto.


La limpieza de la boquilla debe realizarse varias veces durante el proceso de aplicación del producto, también al terminar para poder reutilizar el spray en posteriores usos.


Cómo aplicar el color